¿Estamos a las puertas de una prolongada depresión?

No se trata tanto de que el mundo desarrollado esté experimentando uno de los períodos más prolongados de incesante crecimiento económico después de finalizar la sekunda guerra mundial. Lo que pasa es que el estado actual de la economía global muestra algunos importantes paralelos con la situación que el mundo vivió en los últimos treinta años del siglo XIX.   

Dario Perkins, analista macroeconómico del centro de investigación TS Lombard, advirtió que la crisis financiera que ha llevado a presiones deflacionistas, el bajo crecimiento de la productividad del trabajo y de ingresos de la población, el aumento del populismo o de la animosidad general hacia la globalización, no es de hecho nada nuevo. El mundo desarrollado afrontaba una situación muy similar ya a comienzos de la década de los setenta del siglo XIX.

En 1873 dio inicio la primera crisis económica global en la histroria de la Humanidad que sólo en los Estados Unidos de Norteamérica se prolongó durante los largos seis años. La crisis fue precedida entre otras cosas también por un prolongado período de crecimiento y bonanza económica y bajos niveles de desempleo. Todo ello sumado al optimismo generalizado y la inquebrantable fe en la continuación del crecimiento también en años posteriores. El quiebre de la Bolsa de Viena en mayo de 1873 puso un brusco final a todas esas expectativas color de rosa. La crisis financiera comenzó a propagarse al resto del mundo y muy pronto terminó por transformarse en una crisis económica general. Los meses que vienen pondrán de manifiesto si la historia se repite también esta vez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here